Reynosa

Información

Reynosa

Información sobre Reynosa

El municipio de Reynosa se localiza al norte del estado de Tamaulipas, y pertenece a la subregión 2. Debido a su posición geográfica en el mapa general de la República Mexicana, se encuentra situado entre las coordenadas 26° 05' latitud norte y 98° 18' longitud oeste. De acuerdo a la altitud de dicho municipio, ésta varía debido a sus elevaciones, pero en datos generales es de 38 metros sobre el nivel del mar y su territorio está formado por una extensión total de 3,156.34 kilómetros cuadrados.

Territorialmente limita al norte con los Estados Unidos, por medio del Río Bravo, al sur con el municipio de Méndez, al este una vez más con el Río Bravo y finalmente al oeste limita con Gustavo Díaz Ordaz y con el estado de Nuevo León. También es importante saber que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) llevó a cabo el tercer conteo de población en el año 2010 en el municipio de Reynosa y se observó que el número total de población en dicho lugar es de 607,532.

Sitio Web del municipio de Reynosa, Tam.

Historia

Historia de Reynosa

La ciudad de Reynosa se encuentra en el estado de Tamaulipas, en la zona norte de México. Es una ciudad con larga historia que fundada en 1749.

Su nombre rinde honores a la ciudad española Reinosa, ubicada en la región de Cantabria. En esta ciudad había nacido el virrey de Nueva España, Francisco de Güemes y Horcasitas, y en honor a él es que se le asigna el nombre a la ciudad.

Historia indígena e hispana

El noroeste de México estuvo ocupado con distintos grupos indígenas pertenecientes a la comunidad lingüística Coahuilteca. Estos grupos conformaron diversas tribus con distintos nombres, entre ellos los más conocidos fueron Bobola, Katuhano, Carrizos y Tejones.

En 1521 Hernán Cortés se apodera de Tenochtitlán, cumbre del imperio azteca, comenzando de esta manera el dominio del virreinato de Nueva España. Desde entonces y hasta el siglo XVIII hubo numerosos intentos de conquista pero por distintas razones todos fracasaban. Los registros indican que en 1746, el coronel Escandón y Helguera da inicio concretamente a la etapa de colonización de esta región. En ese entonces el virrey era Güemes y Horcasitas y tanto él como Escandón y Helguera eran cántabros y de ahí provienen los nombres de Santander con la que se bautizaron una gran cantidad de las fundaciones que realizaron.

Tanto Escandón como Güemes y Horcasitas fueron grandes estrategas. En el caso de Escandón, se le atribuye a este el comienzo de la efectiva conquista de la llamada Costa del Seno Mexicano, región entre las que se incluye la ciudad de Reynosa. Escandón logró el apoyo de los misioneros del colegio San Fernando de México y esto fue clave para la conquista.

En 1749, comienza el proceso de fundación de las denominadas “Villas del Norte” de la región Nuevo Santander. El grupo que conquistaba y fundaba cada ciudad estaba integrado por soldados y familias, que sumados llegaban a casi 2500 personas.

Una vez que se funda la llamada villa de Camargo, el entonces capitán Carlos Cantú bajo las órdenes de Escandón sigue el curso del río Bravo y llega a un valle donde fundaría villa Reynosa, población que más tarde se convertiría en la ciudad de Reynosa.

Proceso de Fundación

Los primeros pobladores de Reynosa eran familias españolas, originarias del Nuevo Reino de León, de características muy humildes. Para subsistir comercializaban pieles de animales cazados en la región y extraían productos de cuencas salinas en las zonas adyacentes. Con el tiempo se fueron uniendo algunos grupos indígenas, como los llamados pintos, nazas y narices. La comunidad desde el comienzo estuvo bajo la acción evangelizadora de los franciscanos del colegio de Guadalupe de Zacatecas.

Algunos archivos indican que la población inicial se componía de aproximadamente 44 familias y unos pocos soldados, lo que totalizaba unas 230 personas. Desde la corona se fue prometiendo la adjudicación de tierras a quienes desearan instalarse en lugar y así estimular el afincamiento de más personas.

Entre otras razones, fue para esto que el propio Escandón regresó a la villa en 1750. Además de entregar provisionalmente tierras a los indígenas organizó un sistema de siembra de granos con el objetivo de generar más opciones de manutención para los pobladores.

En 1755 se produce la importante visita del capitán José Tienda de Cuervo, enviado por el nuevo virrey de España, Fernando VI. En ese entonces la población ya había aumentado así como la cantidad de ganado y caballos.

La villa Reynosa tenía características geográficas que fueron definitorias de su destino. Situada sobre la llanura aluvial y muy próxima al hoy conocido río Bravo, comenzó a sufrir inundaciones devastadoras. Por este motivo la población le pidió a Escandón trasladarse aguas arriba pero este no lo autorizó ya que no encontró evidencias suficientes. En su lugar ordenó la construcción de un gran terraplén en la periferia de la población.

Sin embargo, las inundaciones continuaron y tras una nueva visita de autoridades españolas, entre ellos nuevamente el capitán José Tienda de Cuervo, se decidió el traslado de los pobladores, pues se constataron los peligros que suponían dichas inundaciones. No obstante, pasó mucho tiempo antes de que se concretara el traslado pues no hubo más inundaciones por un tiempo prolongado, los lugareños no insistieron y desde España no surgieron iniciativas.

Hacia fines del siglo XVIII es que se produce una nueva gran inundación que reactiva el tema del traslado. Una crecida indomable del río obligó a los pobladores huir de la villa y trasladarse a Lomas del Morillo. El entonces gobernador de la provincia, José Ballí solicitó nuevamente el traslado de la población. El nuevo posible lugar para el afincamiento de quienes habían sobrevivido al desastre natural fue la zona de San Antonio. Sin embargo, hubo algunos reparos por parte de propietarios de tierras de ese lugar y no prosperó la posibilidad de mudarse a esa región. En su lugar se consideró otro paraje conocido La Laja.

Corría el año 1802 y aún no se había resuelto el asunto pero en este año se registró otra crecida del río Bravo que casi eliminó del mapa a Reynosa por completo. Nuevamente, Ballí solicitó el traslado y paralelamente pidió permiso al Obispado para celebrar misas en la región de Lomas de San Antonio. No se plantearon inconvenientes en esta oportunidad y el rey de España entendió que no habría amenaza alguna pues estas tierras también se encontraban bajo el dominio absoluto de la corona. Es así que se concretó el traslado y Reynosa se ubicó en este nuevo lugar.

Siglo XIX

Comenzando el siglo empiezan a librarse una serie de movimientos de rebelión por parte de las poblaciones indígenas fundamentalmente. En diferentes regiones del país y particularmente en el norte, debido a la influencia de Estados Unidos, comienzan a sucederse una serie de hechos que culminan con independencia del país en 1821.

Después de la declaratoria de la independencia, México se organizó como un sistema monárquico bajo la autoridad absoluta del emperador Agustín Iturbide.

En la parte noreste del país, distintas fuerzas políticas generaron la fragmentación de la Diputación de las Provincias y en el año 1823, bajo la organización federal y republicana, la provincia a la que pertenecía Reynosa se declara como Estado Libre y Soberano. Dicho estado adquirió el nombre de Tamaulipas.

En este entonces Reynosa contaba con aproximadamente 3200 habitantes. Su economía estaba basada en la actividad agropecuaria que hasta mediados de siglo se vio limitada y condicionada por los ataques depredadores de los indígenas y al proceso de independencia de Texas. Este último factor generó la destrucción de diversos ranchos ganaderos en la región.

Ya en 1837, la población del entonces municipio de Reynosa había ascendido a los 5400 habitantes. Además de la actividad ganadera y cultivo de granos, la extracción de cal en las lomas era otro componente muy importante de su economía.

Después de la pérdida del estado de Texas que pasaría a formar parte del territorio de Estados Unidos y la invasión norteamericana a México comienza otra etapa para Reynosa. En 1846, el ejército de Estados Unidos ingresa al municipio. Ello significó una etapa de conflictos permanentes que actuaron en detrimento del crecimiento que estaba teniendo hasta entonces la población. Por otra parte las autoridades de entonces no lograron que Reynosa retornara al sistema federal y se promulgara la Constitución de Tamaulipas.

En 1847, el ejército americano terminó por gestionar las funciones públicas. A nivel nacional se produce la ocupación del Noreste de México. No obstante, al año siguiente se formaliza el fin de la guerra mediante la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo. Particularmente en Reynosa, el dominio americano finalizó el 8 de julio de 1848.

Tras recobrar la independencia, la villa ingresa en una etapa de reorganización militar y política. El sistema federal se hace vigente. Llega el año 1854 y tanto Reynosa como el resto de Tamaulipas, entran en una fuerte guerra civil contra el gobierno de entonces, presidido por Antonio López de Santa Anna. Al año siguiente se produce el derrocamiento del gobierno y el mismo nuevamente comienza una fase de construcción de lo que sería una república federal.

No obstante, hubo una reacción conservadora que nuevamente colocó al país en estado de guerra. El partido conservador buscó apoyo fuera del país y entre los años 1861 y 1867, el norte de Tamaulipas sufre la intervención de Francia. Se inicia una cruda resistencia frente ante la invasión francesa hasta que finalmente México logra derrotar a las fuerzas extranjeras. Una vez que se restaura la república y tras el acceso de Porfirio Díaz al poder, el país ingresa en una nueva etapa de gran estabilidad política. Como consecuencia, sobrevino un sostenido desarrollo económico que tuvo en realidad un alto costo social. Tras el envejecimiento de Díaz y los antecedentes socio-culturales que se fueron gestando, sobreviene un importantísimo acontecimiento histórico para todo el país: la Revolución Mexicana.

Para Reynosa y el norte de Tamaulipas, las últimas décadas del siglo XIX se caracterizaron por una marginal economía y un escaso crecimiento demográfico. En 1872 se cierra la aduana fronteriza y eso significó una recesión importante en la que la actividad económica volvió a centrarse en la ganadería.

Tiempos modernos

Un hecho que se genera en el siglo XX y que muchos sociólogos atribuyen como un desencadenante de la problemática actual de la ciudad fue la Ley Seca que se implantó en Estados Unidos. Si bien data de mucho tiempo atrás, tuvo un impacto social, cultural y económico que se arrastró durante largos años.

La prohibición alcohólica en el país afectaba la elaboración y comercialización de todo tipo de bebidas alcohólicas. De esta manera, quienes no podían beber en el país cruzaban la frontera para obtener allí el alcohol e ingresarlo clandestinamente. Es así como Reynosa y otras ciudades del estado de Tamaulipas sufrieron las consecuencias del contrabando, la distribución clandestina de alcohol y los efectos de una mafia organizada.

La ciudad de Reynosa también ganó popularidad gracias a la presencia de una radiodifusora, llamada XEAW, que pertenecía a estadounidenses que intervenían en negocios vinculados al alcohol. En esta época surgieron en Reynosa diversos casinos y prostíbulos.

Más allá del impacto cultural, económicamente la Ley Seca tuvo una repercusión positiva. Se activó la actividad comercial en Reynosa y se crearon políticas impositivas que gravaban al alcohol con determinados impuestos. Esto representó un importante ingreso de dinero para el municipio. También aumentó la demanda de mano de obra y es en este período en el que se crean los primeros sindicatos.

El gran crecimiento demográfico de Reynosa fue el fenómeno más destacado de su historia moderna. Junto con el aumento de la población sobrevino el desarrollo de una verdadera urbe. Pasó de ser una villa en comienzos del siglo XX a ser una de las ciudades modernas más urbanizadas de la frontera en vísperas del siglo XXI. Para ese entonces la ciudad contaba con casi medio millón de habitantes.

Desde el punto de vista social y cultural, es de destacar el contexto en que se produce su crecimiento, pues explica parte del gran éxito que logró durante las últimas décadas. Si bien no contó con elementos favorables como por ejemplo puertos o aduanas terrestres, logró desarrollar de manera efectiva la agricultura en distritos de riego. También la industria petrolera, los servicios, el comercio y más recientemente la industria maquiladora fueron claves en su crecimiento.

Actualmente la actividad industrial de Reynosa destaca en todo el país. De hecho hoy en día la producción de hidrocarburos de esta ciudad representa más del 60 % de la producción nacional. En cuanto a la industria maquiladora y a partir de su instalación en 1965 se ha convertido en uno de los ejes fundamentales de la economía nacional.

Atracciones

Atracciones en Reynosa

Reynosa es una ciudad que combina perfectamente áreas de tranquilidad y relax en sus bellos parques, con el intenso ritmo de vida propio de una gran urbe. Los más jóvenes encontrarán en Reynosa una amplia gama de propuestas para la movida nocturna, mientras que quienes buscan actividades diurnas más tranquilas, también hallarán opciones muy interesantes.

En lo que refiere a edificios históricos o museos puede llamar la atención la “escasez” de este tipo de construcciones. La ciudad cuenta con muchos años de historia como para tenerlos, sin embargo, algunos historiadores atribuyen a la gestión municipal como la responsable de que algunos sitios ya no puedan ser clasificados en la categoría de edificios históricos. Este es el caso de por lo menos dos lugares importantes, el Palacio Municipal y la Plaza Principal Miguel Hidalgo. Ambos han sido profundamente remodelados en distintas ocasiones. Si bien por esta razón ya no se trata de edificaciones históricas, bien vale la pena visitarlos.

Estas son algunos de los principales atractivos de Reynosa:

Edificaciones importantes

El estilo arquitectónico de la ciudad es fundamentalmente neoclásico al igual que en muchas otras ciudades mexicanas. No obstante, en Reynosa prevalece un diseño austero en la construcción de la mayoría de los edificios, probablemente debido a la historia de esta ciudad, que tuvo muchas etapas de crisis.

  • Museo Histórico de Reynosa

    Estrictamente es el único museo, en cuanto es el único edificio que tiene esta denominación. Existen en la ciudad otros centros culturales en los que se exponen obras de arte, objetos antiguos, entre otros, pero no tienen el fin último de los que técnicamente definen a un museo.

    El Museo Histórico es una antigua casa fabricada de piedras “de sillar” y la propia edificación es en sí misma un museo. El edificio incluye un pequeño quiosco que ha sido restaurado y que se encuentra ubicado en el patio trasero del museo.

    La construcción de esta casona data de fines del siglo XIX y comienzos del XX. Para su edificación se utilizó la técnica de sillar. Esta técnica, no muy frecuente, consiste en colocar piedras de gran tamaño una encima de la otra y unirlas con argamasa (una mezcla de cal, arena y agua).

    En este museo es posible realizar un “viaje” por la historia de la humanidad y su desarrollo a través de las distintas épocas de la ciencia. Existe una clasificación y división bajo el criterio de “eras científicas” en las que se exhiben piezas arqueológicas, armas antiguas, elementos de ganadería y agricultura, muebles, entre una extensa variedad de elementos.

    El museo también cuenta con un área destinada exclusivamente a la historia de México. En este sector se presentan archivos y documentos importantes, indumentaria que usaban los soldados, etc. Destacan los elementos vinculados a la Revolución Mexicana.

    Otro sector muy visitado por los turistas es el que exhibe fósiles prehistóricos. En el mismo sector, pintores y escultores locales organizan exposiciones temporarias de sus obras.

    El museo está ubicado en el centro de la ciudad y permanece abierto todos los días hábiles en horarios extendidos y también durante los fines de semana en horarios acotados.

  • Catedral de Reynosa y Parroquia “Nuestra Señora de Guadalupe”

    La Catedral es uno de los edificios más visitados. Su estilo arquitectónico corresponde al neoclásico y es uno de los paseos culturales más populares de la ciudad. La ciudad de Reynosa, así como muchas otras ciudades mexicanas, es un lugar muy religioso por lo que hay mucha simbología al respecto.

    La Catedral está ubicada frente a una de las plazas céntricas de la ciudad. A su lado se encuentra otro edificio religioso, la Parroquia “Nuestra Señora de Guadalupe”. Esta iglesia casi tan importante como la catedral, dado que fue construida en honor a la “patrona” de México, la virgen de Guadalupe.

    En el año 1945 se formó un comité que propuso la construcción del templo. Los registros indican que para la planificación de esta emblemática obra se usaron los mismos planos ya utilizados para erigir la Parroquia “La Purísima” en la ciudad de Monterrey.

    Al visitar la catedral, destacan dos grandes obras que realmente llaman la atención: el vía-crucis y la imagen de Cristo colocada en la fachada de la Parroquia. El vía-crucis fue traído desde Roma y fue una de las inversiones más importantes de la época. El Cristo está hecho de mármol de Carrara, uno de los más finos tipos de mármol. Dada la austeridad general de las construcciones, estas obras realmente destacan por su riqueza.

  • Puerta de México

    En la plaza pública ubicada en el centro de la ciudad, la Puerta de México es un monumento que hace honor a la posición geográfica de Reynosa.

    En ella se remarca la ubicación limítrofe con Estados Unidos. De manera simbólica se señala este aspecto y se enmarca a través de unos arcos y una estatua del Escudo Nacional de México. Popularmente se lo reconoce como el monumento de bienvenida para todo aquel que llega a la ciudad.

Espacios naturales y recreativos

Muchas actividades recreativas se han desarrollado y promovido en la ciudad contando con el importante aporte del río Bravo. Esta gran corriente de agua, una de las mayores de Norteamérica, ha permitido desarrollar una serie de deportes y paseos acuáticos muy disfrutables.

  • Paseo en yate “Pachamama”

    Existe un popular paseo en yate, conocido como “Pachamama” (con capacidad para 60 personas) que es muy recomendable. A través de un recorrido guiado, los visitantes tienen la oportunidad de aprender acerca de la flora y fauna de la región.

  • Playita

    La Playita es un centro recreativo que está situado en una de las orillas del río Bravo, en las inmediaciones de la conocida Presa Anzaldúas. Esta playa de aguas dulces es uno de los lugares que más visitan los bañistas en épocas de calor.

    Durante la estación de verano, se organizan actividades recreativas a las cuales se accede mediante el pago de un ticket. Es un lugar de esparcimiento con ambiente muy familiar.

    El río tiene una profundidad de 15 metros aproximadamente. En ciertas zonas donde el agua es más clara, se puede practicar algunas actividades deportivas como por ejemplo pasear en moto acuática. También son populares el esquí y la natación, por supuesto.

  • Parque Cultural Reynosa

    El llamado “Parque Cultural Reynosa” fue inaugurado hace poco tiempo, en el año 2010. Es un lugar que cuenta con un área amplia destinada a la realización de diversas actividades culturales. En el predio del parque se encuentra un importante teatro cerrado y también un teatro más pequeño al aire libre. También incluye una galería de artes plásticas y una sala experimental. En esta última se planifican actividades didácticas para los más pequeños y que tienen gran interacción con el público.

  • Club Campestre de Reynosa, A. C.

    A pocos kilómetros del centro de la ciudad, sobre la carretera conocida como “rivereña” a la altura del kilómetro 14, se encuentro el llamado Rancho “El Puerto”. Es un club social que ofrece, entre otros, un importante campo de golf. El área de juego contiene 9 hoyos. Este club campestre también ofrece el servicio de alquiler de todos los implementos necesarios para el juego.

    Dicho club está asociado a la Federación Mundial de Golf, pues posee todas las características necesarias para la práctica profesional del deporte.

    Además de golf, los más pequeños pueden disfrutar de simples juegos mecánicos en otras áreas del club.

  • Parque La Escondida

    Este parque posee una de las áreas verdes más importantes de la ciudad y es de conservación protegida. Tiene una amplia laguna en torno a la cual se establecen distintos ecosistemas.

    La superficie total del parque es de aproximadamente 300 hectáreas y fue decretada en el año 1997 como parque ecológico. Es una excelente oportunidad para disfrutar de la naturaleza con toda la familia y poder mostrarle a los más pequeños como se preservan distintas especies autóctonas. Entre ellas, algunas de las más atractivas son: la paloma morada, el pato tepalcate, el pato pinto y una especie de tortuga acuática gigante.

    Dentro del parque hay un área dedicada a las actividades recreativas y deportivas de uso libre. Hay diversos juegos para niños, sitios ideales para picnic, entre otros.

  • Estadio Adolfo López Mateos

    Este conocido estadio fue diseñado y construido para la práctica de béisbol a nivel profesional. Su construcción original fue realizada en 1962, cuando la ciudad ganó el reconocimiento de ser la nueva plaza para la expansión de este deporte. Al año siguiente, en 1963 se disputó el primer partido oficial entre el equipo de la ciudad y los famosos “Diablos Rojos de México”.

    En 2009, cuando el equipo “Broncos de Reynosa” regresa a la Liga Mexicana de Béisbol, la importancia del estadio recobró fuerza y se inicia entonces una remodelación del mismo.

    Además de béisbol en este lugar también se practica fútbol, si bien en un principio el estadio fue pensado para el béisbol. Actualmente se está intentando reforzar esa idea y está planificado cambiar el césped natural por uno artificial, precisamente para mejorar la calidad de los partidos de béisbol, dejando un poco de lado el fútbol. El estadio tiene una capacidad de hasta 17000 personas.

Vida nocturna en Reynosa

Durante las noches y especialmente los fines de semana, la ciudad ofrece lugares de esparcimiento ideales para salir con amigos o en pareja, charlar, tomar unos tragos y bailar.

Como suele ocurrir en la mayoría de las ciudades fronterizas, en las discotecas y pubs de Reynosa se percibe una fuerte influencia de la población de Texas. Tanto en el idioma, en el tipo de música o hasta en la elaboración de los tragos puede constatarse la importante influencia estadounidense.

En general, en todo el norte de México la bebida más popular es la cerveza. Marcas reconocidas como por ejemplo cerveza “Corona” son las más comercializadas en estos lugares. También se pueden encontrar algunas marcas norteamericanas.

  • Ricos Sport Bar

    Este es un bar muy particular, donde además de escuchar buena música, y tomar un trago, también se pueden ver deportes.

    El lugar cuenta con pantallas gigantes de televisión en la que se proyectan los principales partidos de fútbol, baloncesto, béisbol y tenis, entre otros.

    Mientras disfrutan de su deporte favorito, los clientes de este bar acompañan sus tragos con algunos snacks y platos regionales. Entre las opciones del menú destacan las “botanas”, típica comida mexicana. Se prepara en base a aguacate, cebollas y chiles y se acompaña con distintas salsas.

    El ambiente del bar es relajado, ideal para una entretenida velada con amigos.

  • Sierra Madre Brewing Co.

    Quienes gustan de la cerveza no pueden dejar de visitar Sierra Madre Brewing Company en Reynosa. Es un lugar muy famoso en la ciudad ya que prepara las más variadas clases de cerveza de manera completamente artesanal.

    Sierra Madre Brewing lleva adelante el proceso completo de elaboración. Desde la molienda de los granos de la cebada o malta hasta el proceso de fermentación, todo lo hacen allí mismo produciendo diferentes clases de cerveza rubia o negra. El lugar cuenta con las instalaciones correspondientemente aprobadas por el municipio. Además de disfrutar de ricas cervezas artesanales, este lugar brinda la oportunidad de conocer desde adentro el proceso de elaboración.

    También se destaca su amplio servicio de gastronomía. Si bien el lugar no es de lujo, la comida abarca distintos estilos. Desde una rápida hamburguesa hasta un elaborado plato de cangrejo, por ejemplo.

  • Discoteca 1040

    Para bailar distintos ritmos durante toda la noche en un ambiente de discoteca clásico, “1040” es uno de los mejores lugares en Reynosa.

    Cada fin de semana un conocido DJ viene a esta discoteca a pasar su música. Es un ambiente en el que concurren mayoría de jóvenes si bien las edades son variadas. Hay diversas barras en la que se sirven clásicos tragos.

  • Chocolat

    “Chocolat” es una buena opción para una velada tranquila, pero animada.

    Su nombre se atribuye a un tipo de pastel que es la especialidad del lugar, llamado “Chocolat”. Dicen que aquí se prueba uno de los mejores chocolates, que se puede acompañar con cafés, tés y demás bebidas de cafetería.

Gastronomía en Reynosa

La oferta gastronómica de Reynosa es muy amplia. Su ubicación geográfica, próxima al río y al Golfo de México tiene una fuerte influencia en su cocina. Se destacan los platos en base a frutos del mar, con diversas clases de peces y mariscos de los más variados. Los menús también incluyen ciertos platos típicos del norte de México y Estados Unidos.

En cuanto a los precios, también son variados, hay propuestas para todos los gustos y para todos los bolsillos. Esto son algunos de los restaurantes más destacados en Reynosa:

  • Lo Diferente

    Este restaurante es uno de los más populares para comer carnes en todas sus versiones. Platos basados tanto en carne de res como de pollo, acompañados con las típicas fajitas, son los elementos más destacados del menú. El estilo del lugar es informal y concurren personas de todas las edades si bien es más frecuente ver personas mayores.

    Los precios son de nivel intermedio y el restaurante está abierto todos los días de la semana.

  • Comida Rápida

    En este tipo de comida es en la que más claramente se comprueba la influencia estadounidense.

    Distribuidos en toda ciudad se encuentran distintos restaurantes pertenecientes a cadenas multinacionales que venden comida rápida. Hamburguesas, pizzas y refrescos en todas sus versiones, están disponibles para quien desee comer rico, rápido y barato.

  • Mansión del Prado

    Este restaurante de comida internacional es un lugar muy particular en la ciudad de Reynosa. Ofrece opciones muy variadas, si bien el plato que lo ha hecho famoso es el salmón a la parrilla.

    Es un sitio elegante, ideal para ir en pareja. Se disfruta de un ambiente ameno y tranquilo. Está abierto de lunes a sábado y sus precios son intermedios

  • La Quinta

    Para quienes desean saborear los mejores frutos del mar y en particular los mariscos, este es el restaurante ideal. Entre sus especialidades destacan numerosos platos en base a camarones, pulpos y langostas. Una de las opciones más populares es la Langosta “Luis XV”.

    Es un restaurante frecuentado por muchos turistas.

  • La Fogata

    Ubicado en pleno centro de la ciudad, La Fogata es otra de las opciones preferidas por los turistas que llegan a Reynosa. Ofrece diversos tipos y cortes de carnes. Para muchos, comer carne de cabra no es común, pero quienes se decidan a probar hallarán en La Fogata los mejores platos de “cabrito” de la ciudad.

    Está abierto durante todos los días de la semana y sus precios son accesibles.

Paseos de compras

Los paseos de compras siempre son un atractivo turístico importante en todas las grandes urbes. Reynosa cuenta con diversos centros comerciales que ofrecen todo tipo de servicios y en los que se puede hallar desde artesanías locales hasta ropa y accesorios de reconocidas marcas internacionales.

Si bien Reynosa es una ciudad fronteriza y el estado de Texas supone una importante competencia en lo comercial dado sus convenientes precios, de todos modos la oferta de paseos de compras de la ciudad es atractiva. Estas son algunas opciones destacadas:

  • Avenida Peatonal Hidalgo

    Esta es una conocida avenida de aproximadamente 4 cuadras de longitud. Es un espacio muy pintoresco situado sobre la plaza Hidalgo el cual concentra muchos puestos y comercios. Similar a lo que en algunos países se conoce como “feria,” aquí se pueden encontrar objetos tales como artesanías locales, comidas típicas así como suvenires o curiosidades mexicanas.

    Si bien hay variedad de precios, este paseo de compras se caracteriza por tener precios muy accesibles.

  • McAllen

    Quien visita a la ciudad de Reynosa generalmente se hace un tiempo para pasar por McAllen (en Estados Unidos, al otro lado de la frontera). Está a escasos 10 minutos de Reynosa y es una opción de compras muy atractiva. Allí se encuentran cadenas de tiendas internacionales y marcas reconocidas a nivel mundial, como Victoria´s Secret, Fitch, Gap, entre tantas otras.

    Los precios en general son muy convenientes considerando el cambio de moneda y tomando como referencia a la ciudad de Reynosa. La única dificultad puede estar en el trámite de presentación de pasaporte y visa que hay que hacer para poder comprar y el tiempo que eso puede implicar. Por otra parte, los precios de artículos de hogar o electrónica suelen ser muy atractivos aunque no todo se puede pasar por la aduana.

  • Plaza Periférico

    Este es un paseo muy popular que cuenta con una gran concurrencia todos los días de la semana. Tanto los ciudadanos de Reynosa como los turistas que recibe la ciudad, suelen recorrer las instalaciones de este centro comercial en sus ratos libres.

    Además de las clásicas compras, en Plaza Periférico también se puede disfrutar de salas de cine equipadas con aire acondicionado, cadenas de supermercados y diversos restaurantes con amplia variedad de cocinas y precios. También es posible apreciar exposiciones de objetos típicos mexicanos en pequeños stands ubicados sobre algunos pasillos.

  • Plaza Real Diamante

    En esta conocida plaza de la ciudad, ubicada sobre la avenida Hidalgo, se encuentran ubicados distintos locales de venta de artesanías, ropa y muebles, entre otros artículos. Entre dichos locales, destaca uno de los más grandes y conocidos de Reynosa, llamado “Diversia”.

    Diversia es un parque en el que personas de todas las edades pueden divertirse y pasar un rato ameno. Entre los servicios que ofrece, hay juegos de video con sorprendentes simuladores y más de 10 salas de cine. En la noche, abre sus puertas un local en el que se organizan fiestas y eventos que le dan ritmo y movimiento al lugar.

    Además de hacer compras, también se puede disfrutar de teatros, cafeterías, pequeños restaurantes así como cervecerías. En estos comercios exclusivos se puede encontrar una muy amplia variedad de cervezas, algunas de ellas elaboradas artesanalmente.

  • Del Río Plaza Comercial

    Es un paseo de características similares al de Plaza Real. En este caso destacan la presencia de algunas boutiques muy pintorescas y refinadas. En ellas se pueden encontrar algunas marcas exclusivas así como hermosas piezas de joyería.

Economía

Economía de Reynosa

La economía de la ciudad de Reynosa está pautada por uno de los fenómenos más destacados que ha tenido esta ciudad: el acelerado crecimiento demográfico y urbano.

En efecto, Reynosa y en comparación con otras ciudades del estado de Tamaulipas, tuvo un aumento de población muy marcado: la cantidad de pobladores se multiplicó siete veces entre los años 1930 y 1950. Para el año 1980 la población se había multiplicado por cuarenta y en 2010 sus habitantes llegaban a la cantidad de 609,000 aproximadamente.

Este proceso de urbanización casi explosivo, ha tenido como uno de sus componentes fundamentales a la economía. Además de la disminución gradual de la tasa de mortalidad, las razones económicas sin duda han sido factores claves para este importante crecimiento. Además, muchas personas que intentaban ingresar a los Estados Unidos fracasaron debido a los exigentes controles migratorios de este país y se radicaron en ciudades fronterizas como Reynosa.

Además de la actividad comercial y turística, la industria petrolera y más recientemente la maquiladora, constituyen actualmente la base de la economía de Reynosa.

En cuanto a la industria petroquímica, esta se inicia en el año 1944 cuando se perfora el primer pozo petrolero llamado “Misión Número 1”. Seguidamente y tras el éxito de esta primera explotación, se creó la unidad “Distrito Frontera Noreste”. Este hecho fue clave, pues a partir de aquí comienza la expansión de esta actividad hacia otras regiones pero teniendo como líder a la ciudad de Reynosa.

En el año 1980, la producción de crudo en la ciudad llegaba a los casi 21,000 barriles diarios representando el 1.5 % de la producción total del país. Poco a poco se fueron incorporando otros procesos físico-químicos además de la extracción, lo cual demandó mucha mano de obra.

Al aumentar el empleo casi de forma inmediata crece la actividad comercial de la región, aumentan los servicios, en definitiva, la economía en su conjunto prospera.

En la actualidad existe una empresa denominada “Pemax” que ha integrado a Reynosa en sus proyectos de mejora e innovación. Esta organización permanentemente busca nuevas oportunidades de negocio y prevé la perforación de nuevos pozos petroleros en el noreste de México.

Desde el punto de vista geográfico, Reynosa tiene una ubicación estratégica. Esta situación ha permitido que la industria maquiladora se asiente y crezca en esta región. Hoy en día, este rubro es uno de los ejes económicos clave del estado.

Este sector implica básicamente la importación temporal de materias primas y componentes para el ensamble y terminación de diversos productos. Una vez acabados estos productos, son exportados con valor agregado.

En 1965, el gobierno mexicano autorizó la instalación de la industria maquiladora en la región fronteriza. El objetivo era activar y desarrollar la economía de esa zona. A partir de allí y alternando etapas de crisis y otras de bonanza, el sector sigue cumpliendo un rol muy importante en la economía de la ciudad.

Actualmente funcionan en Reynosa cinco grandes parques industriales que albergan exclusivamente empresas maquiladoras. Ellos son: Río Grande, Del Norte, Maquilpark, Manimex y Raynosa.

Otro factor influyente en la economía de la ciudad ha sido la reciente construcción del puente “Pharr-Reynosa”. Este nexo con Estados Unidos, apoyado con políticas locales y federales para estimular el desarrollo industrial, auguran un ritmo de actividad económica muy elevado para el futuro.

Tiempo

Tiempo en Reynosa

La ciudad de Reynosa tiene un clima típicamente desértico, con temperaturas muy cálidas durante el día, escasas precipitaciones y bajo nivel de humedad ambiental.

Durante el año están muy claramente definidas las estaciones de verano e invierno. Puede decirse que prácticamente no existen épocas con temperaturas intermedias.

Durante la estación de verano, las temperaturas pueden llegar a los 40ºC muy fácilmente. Las sensaciones térmicas han registrado valores de hasta 45º C. El calor es intenso y muy seco, con niveles de humedad realmente muy bajos. En invierno, el termómetro ha llegado marcar valores de hasta -10 ºC. Las heladas son frecuentes en esta estación e incluso se han registrado algunas nevadas.

Con respecto a las lluvias, estas ocurren más frecuentemente durante el verano. El promedio de precipitaciones registrado en la última década llega a los 400 y 500 mm cúbicos aproximadamente. Estas lluvias se registran concentradas en cortos períodos de tiempo por lo que predomina un ambiente seco. Desde sus orígenes, Reynosa ha sido una ciudad abatida por las inundaciones. Por estar ubicada en una planicie sobre lomas muy bajas la ciudad es proclive a sufrir este tipo de fenómenos.

De acuerdo a los registros de catástrofes naturales, más de diez huracanes de gran magnitud han azotado a la ciudad. El último fue el ocurrido en 2010.

'